Una comida con Elena Barraquer, oftalmóloga. Casa Fernández, Barcelona.

Tenía muchísimas ganas de charlar con ella, ya que la admiro profundamente. Creo que lo que hace con laFundación Barraquer  es lo más bonito del mundo, y necesitaba oír sus experiencias de su boca.
Elena es dulce y sensible. Es un ángel. Divertida, pillina, bondadosa, tierna, generosa, y una gran profesional. Derrocha pasión por su vida y trabajo, felicidad y sonrisas sinceras. Una gran doctora y un gran corazón. Transmite paz, lucha, alegría y solidaridad.
¡Gracias Elena por una fantástica comida!. Me muero de ganas de ir con vosotros a una expedición, tic tac tic tac!
Dra. ELENA BARRAQUER  
OFTALMÓLOGA  
MEDICINA Y CIRUJÍA

elena barraquer
PREGUNTAS DEL HADA
¿Cree en los cuentos de hadas?
Si y no, y te explico por qué, digo que sí, porque creo en los finales felices, pero por otro lado digo que no, porque para lograr un final feliz, tienes que ser tú el que lo busques, no por la suerte. Creo en los finales felices, en el príncipe azul y ¡en lo que quieras! (risas).
¿Cuál es su lema?
Mirar siempre hacia adelante y con una sonrisa.
¿Qué quiere ser cuando sea mayor?
Dedicarme a ayudar a los que nadie ayuda.
¿Un brindis por?
¡Mis hijos!
¿Plato favorito?  
Uixxxx ¡tengo muchos! El que me viene a la cabeza es un buen plato de quesos acompañado con fruta.
¿Qué apodos tiene, si tiene, tienen alguna historia detrás?
De pequeña mi tía me llamaba “rabo cortado de lagartija” jajajaj, no paraba nunca quieta!
¿Dónde y cuándo es feliz?
Casi siempre.
¿Qué talento desearía tener?
Saber cantar.
¿Con qué personaje de cuento, ficción, histórico, Disney!. se identifica o le encanta?
Me encanta la Princess Fiona, de Shrek, porque pone su corazón por encima de sus atractivos físicos.
¿Cuál es su héroe en la vida real?
Mi padre y mi abuelo.
¿Si hubiese otra vida, que no lo sabemos,   ¿Convertido en qué persona regresaría?
¡En mi misma! ¡Lo tengo clarísimo!
¿Qué le hace reír?
¡Muchas cosas! Y me gusta reírme de mi misma.
¿Qué le hace llorar?
Muchas cosas también, me emociono fácilmente, con películas, recuerdos!
¿Mar o montaña?
Mar.
¿Paella o fideua?
Paella.
¿Usa algún remedio casero de la abuela?
No es remedio casero de mi abuela, pero confío mucho en las vitaminas, mis padres siempre han tomado y yo también.
¿Sabe cocinar? ¿Qué plato le sale mejor?
Sí, pero ahora ya no cocino! ¡hacia unas paellas muy buenas!.
¿Libro o peli para dormir?
Nada, ¡hago solitarios!. Con el libro no me duermo, y no tengo tele en mi cuarto.
¿Cuántas alarmas se pone?
Una.
¿Diurna o nocturna?
Diurna.
¿Es supersticiosa? ¿Amuleto? ¿Manías?
Nada.
¿Qué dos cosas tiene que tener la casa de sus sueños?
Tengo la casa de mis sueños. La hice a mi gusto. Espacios abiertos y luz.
¿Pieza de moda indispensable?
La moda se la dejo a mi madre! jajajaj
¿Desayuno, comida, merienda aperitivo, cena?
Comida.
¿Su olor preferido?
Jazmín.
¿Que le gustaría ver cada mañana al despertar?
Un cielo azul.
¿Equipo de fútbol?
No soy futbolera.
¿Pizza con?
Margarita.
¿Coche, moto, a pie, bus, metro, bici?
A pie casi siempre.
¿Dónde se retiraría?
Barcelona.
¿Peli de amor, terror, aventuras, suspense, comedia!?
Amor y comedia. Las de Julia Roberts jajaja
¿Cree en Dios o   en el mas allá?
Si, no soy religiosa de ir a misa, pero sí creo.

LOS COTILLEOS DE LA BRUJA PIRULA
¿Cuál es su miedo más grande?
Que les pase algo a mis hijos.
¿Algo loco que haya hecho o vivido?
¡Uy muchas cosas jajajjajaj!! He sido muy loca de joven, ahora lo soy menos! (risas), cuando tenía 19 años fui con una amiga a Alicante haciendo autostop, y dije a mis padres que me iba a Masnou, no nos paso nada de milagro!
¿Cuál es el defecto que más odia en otros?
La ambigüedad.
¿Qué o quién le ha dado una lección de vida?
Aunque yo no lo podría ser por carácter, los misioneros médicos, que lo han dejado todo para irse a ayudar.
¿Qué le cuesta más emparejar los calcetines o poner la tapa correcta al tupper?
Poner la tapa al tupper desde luego… jajajajja, aunque me da más rabia lo de los calcetines jajajaja, los meto en el cajón de mis hijos y ¡ya se los emparejaran!.
¿Qué hace con la maleta y la ropa cuando llega de viaje?
Depende de donde llegue, si llego de África, todo a lavar y maleta a desinfectar, si llego de algún viajecito, a veces tardo una semana en deshacerla, ¡que me da mucha pereza! (risas)
¿Su cruz de asignatura?
Las labores y trabajos manuales (risas), yo coso ojos, nada mas jajaj, ¡ni un botón!
¿Arriba o abajo?
¡Arriba! (risas)
¿Rubio, moreno, pelirrojo, castaño?
Me da lo mismo.
¿Qué nacionalidad le parece más sexy?
Uy no se!
¿Ha sentido odio alguna vez?
No.
¿Se ha fumado un porro alguna vez?
Sí.
¿Ha robado algo alguna vez?
No.
¿Copió en algún examen en el cole?
Sí, ¡chuletas y esas cosas si! jejejej
¿Ha dado positivo en un control de alcoholemia?
No.
¿Ha llorado por amor?
Sí, muchas veces.
¿Se ha levantado un día pensando, madre mía la que lie ayer!?
Sí jajajaj ¡esto sí! Jajajaj es más, me he levantado un día pensando ¿qué hago aquí? (Muchas risas) era muy jovencita!
¿Le ha defraudado algún amigo?
Sí.
¿Echaría un mal de ojo a alguien?
No.
¿Se arrepiente de algo?
No, porque creo que todo lo que hecho bueno o malo tubo una razón y me han hecho ser quien soy ahora.
¿Strip poker, beso, verdad o mentira, el juego de los chupitos?
Strip poker, había jugado joven! (risas).

Dra. ELENA BARRAQUER
OFTALMÓLOGA
MEDICINA Y CIRUJÍA

¿Cómo recuerda su infancia?  
Recuerdo una infancia feliz, creo que toda mi vida he sido feliz, tengo grandes recuerdos de mi abuela, en aquella época mis padres viajaban muchísimo a conferencias, congresos! y me iba a la masía del Empordà con ella. Nos lo pasábamos en   grande correteando con las vacas, los cerdos, los animales, todo lo que no teníamos aquí. Recuerdo con muchísimo cariño esos veranos, la playa sin gente, cogiendo pechinas! También me gustaba el colegio, nunca he tenido dificultades para aprobar estudiando poco. Con mis hermanos me llevo sólo un año, así que siempre tenía compañeros de juegos, muy divertido.

¿Cómo se vive con la casa y la clínica en el mismo edificio?
A mí me parecía normal, en aquella época vivían tanto mis padres como mis abuelos. Cuando yo estaba ahí el piso de mis padres estaba alojado en una habitación de la clínica, y para que yo no molestase a los enfermos, mi abuela dijo que durmiese con ellos, al final me quede ahí, ¡para mí era perfecto, mis abuelos nos dejaban irnos a dormir más tarde!.

¿Tenían dos puertas verdad? La de ricos y la de pobres y todos eran operados por igual!
Sí, eso siempre ha sido así. Mi abuelo venía de una consulta privada y de la consulta en el hospital de San Pablo, y cuando fundó la clínica en 1941, no quería que ninguno de sus pacientes se vieran desatendidos. Instaló la obra social, en aquella época, tenían que traer un certificado de pobreza (que se llamaba), y ya no hacía falta nada más. Ahora se sigue haciendo, aunque los tratamientos son más caros que antes, así que se paga un tanto por ellos, y nada por la mano del médico.

¿Cuándo decidió que quería dedicarse a la medicina? Imagino que le viene de familia! aunque lo suyo debe ser vocacional total ya que dedicó unos 11 años a formarse!
Siempre me gustó, y tuve la suerte de no sentirme obligada, quizás mi hermano a tenido más la responsabilidad de seguir con el apellido Barraquer pero yo no. Tuve unos años que también me atraía mucho la medicina interna, era un poco mas como hacer de investigador, me duele aquí – porque será, y eso me atraía, pero la oftalmología es muy, muy bonita.

¿Por qué se fue, pudiendo trabajar en la clínica de su familia?
A mí siempre me ha gustado mucho viajar, los retos, soy inquieta, hiperactiva, y la oportunidad de ver y aprender cosas nuevas era muy estimulante. ¡Me fui por dos años y me quede 11! (risas).

Casi toda su formación la realizó en EEUU y prácticas en Italia, ¿por qué? ¿Están o estaban   estos países mejor preparados o tienen mayor prestigio?  
En EEUU estudié, en Italia trabajé, yo me fui con una beca de investigación, y en aquella época sí que había un gran abismo entre lo que se hacía aquí y allí. Ahora se ha igualado muchísimo, pero antes no. Era increíble poder ir al mejor centro del mundo en EEUU, y una gran oportunidad.

¿Que ha aportado de bueno la tecnología, específicamente para usted y lo que hace?
En oftalmología la tecnología ha ayudado muchísimo, sobretodo en la parte que yo no hago que es la parte de retina, pero también en la parte de cataratas, ha avanzado con unos resultados mejores y más rápidos. Mejora día a día.

¿Cómo surge laFundación Barraquer?  
En el 2003 mi padre vendió un Mercedes Benz, que era de mi abuelo, a un coleccionista americano, sólo había 3 en el mundo, a mi abuelo se lo había regalado un   príncipe egipcio. El coche estaba en un garaje en el Antic Car de Catalunya, en Barcelona, y nadie lo disfrutaba. Así que cuando surgió la oferta de compra, mi padre pensó en todas las cosas que se podían hacer a favor de los necesitados con ese fondo, y de ahí surgió la fundación.

Me parece increíble y súper admirable la labor que hace en los países en vías de desarrollo (África en Gabón, Senegal, Malawi, India, etc)! ¿recuerda su primer viaje? ¿Cómo fue?
El primer viaje surgió al año siguiente de crearse la Fundación. La Fundación SOS, que ayuda a los Escolapios en el sur de Senegal, contacta con nosotros para ver si algún oftalmólogo quería acompañarlos en algún viaje, y dije que yo estaría encantada de ir.
En el viaje visité a todos los alumnos de la escuela, profesores, padres, niños, ¡un montón de gente! Fue cuestión de un día y medio, en plan rápido, para ver si necesitaban gafas, cosa muy importante para ellos. Para un niño no ver o no llevar gafas significa no ir al colegio porque si no sigue las clases, creen que no sabe y piensan que no vale la pena que estudie.
Vimos que había mucha necesidad, volvimos varias veces a Senegal, y empezaron a salir otros viajes, el colegio de enfermería se puso en contactos con nosotros para ir a Camerún, la mujer del presidente de Senegal contactó con nosotros para ir a Senegal a una región distinta! y ahora llevamos más de 40 expediciones ¡y en un montón de países!.

¿Cuántas operaciones puede realizar por día?
Hemos llegado a hacer 183 cataratas en 5 días, en Bangladesh por ejemplo.
La media es de unas 30 cataratas al día, pero he llegado a hacer 41 en mi último viaje. Trabajando desde las 8am hasta las 23h, parando sólo una horita para comer corriendo.
Está todo organizado milimétricamente para no perder tiempo, van pasando de uno a otro sin perder ni un minuto entre paciente y paciente.

Operan de cataratas, ¿Qué equipo humano y tecnológico necesitan?
Suelen ser unas 6 personas, un oftalmólogo para operar, otro para consulta, un anestesiólogo, un instrumentista de la clínica y un par de voluntarios/as que hacen de enfermeras circulantes, esterilizar, lavar los instrumentos, abrir los paquetes de los instrumentos, entrar y sacar a los pacientes, dilatar las pupilas! y tecnológicamente ¡nos llevamos todo, menos las paredes jajajajaj!, microscopio, el aparato para quitar las cataratas, el esterilizador para el material! todo. Es una lástima que la mayoría de las aerolíneas nos cobren el exceso de equipaje!.Hay tantas ONG´s que supongo que todos quieren hacer partnership! y es muy difícil! pero yo no puedo dividir en más pequeño los instrumentos!

¿Y su financiación?
Totalmente privada, tenemos algunas instituciones privadas que nos hacen aportaciones puntuales, o socios que hacen aportaciones anuales o mensuales con lo que ellos pueden, y amigos que nos ayudan, sobretodo nuestra creatividad es lo que hace que consigamos más dinero porque ¡organizamos de todo! Campeonatos de golf, regatas, padel, exposiciones de artistas solidarios, mercadillos, feria de abril!

¿Cómo son sus pacientes?
La mayoría son personas mayores, ya que cataratas es una operación de gente mayor. Ahora en Gabón hay muchos niños también, he operado a uno con 6 años. Allí operamos con anestesia local, aquí no, son muy valientes, aguantan como jabatos, y ¡aguantan el segundo ojo sabiendo lo que es el primero!. Sólo tuve un niño que se agobió, y se quería ir con el ojo abierto, pobrecito! Los pacientes en general son muy tranquilos, confiados, lo aceptan todo! piensa que para ellos muchas veces es su única posibilidad de mejorar!

¿Les quita la venda y su expresión es!? Debe ser increíble!
La verdad es que, en general, los subsaharianos no son muy expresivos, pero no hace falta que digan nada, la sonrisa que se les ilumina en la cara cuando se dan cuenta de que pueden volver a ver lo dice todo! Hace poco operé a un chico de 43 años, que no veía nada, y le pregunte que hacía antes de quedarse ciego, me contó que tenía un puesto en el mercado, pero en los 3 años de ceguera no pudo ni salir de casa, y claro, no podía tener su puesto porque ¡se lo robarían todo!¡Hay casos increíbles!
Hemos ido 3 veces a operar a Marruecos, y se nota que son mediterráneos, son mucho más efusivos, acabas la operación y ya te dicen ¡gracias!!! ¡Gracias! Te quieren tocar, abrazar, bendecir!! ¡Es maravilloso!

¿Qué aprende de todo esto?
Ojjj!! Creo que lo que aprendes es lo que importa de verdad en la vida, que es la salud y el amor de tus seres queridos. Lo demás es totalmente superfluo, está muy bien tenerlo, está claro, a mí también me gusta tener vestidos monos! pero aprendes a valorarlo todo.

Me encantaría ir como voluntaria en un viaje con usted, ¿es posible acompañarla? ¿Qué hay que hacer y qué puedo hacer yo o alguien como yo sin experiencia para ayudar?
Sí, ¡claro que me puedes acompañar!. Hay que pasarse un par de días por la clínica para aprender un poco el funcionamiento, lo que tienes que hacer, estar muy concienciada de que tiene que estar todo estéril, limpio y estar dispuesta a trabajar 13 y 15 horas diarias, sentada sólo la hora de comer. Hay que estar todo el día atenta para que el instrumentista y el oftalmólogo no pierdan el ritmo.
Tenemos listados con las expediciones, es ir, mirar y apuntarse a alguna. Todo el mundo con ganas puede venir con nosotros.

¡Que sepáis que si todo sigue su camino iré con la Fundación a operar! ¡Bueno! a ayudar!

Podría contarnos alguna historia enternecedora de las que haya vivido, algún “Gracias” muy especial!
Te podría contar varias, la primera, por ejemplo, fuimos a la capital de Senegal, una señora, con sólo un ojo, el otro se lo habían quitado, iba acompañada de su hija y su nieto de unos dos años acuestas, cuando le destapé el ojo, la señora empezó a hablar excitada, gesticulando, le pregunté a la enfermera que iba con nosotros, ¿qué le pasa? – me dijo que era la primera vez que veía a su nieto y se emocionó tanto!
Otra señora en Camerún, le destapamos el ojo, y totalmente incrédula empezó a decir “!je vois, je vois, je vois!”! ¡Increíble!.
Un niño, con cataratas en los ojos, llegó y no levantaba la cabeza del suelo, mirando hacia abajo, como avergonzado, pensando que algo mal había hecho! no veía nada, como si fuese un castigo, después de operarlo miraba para todos lados, le cambio la cara, la expresión, su vida!

¿Qué les diría a los jóvenes con su misma vocación?   ¡
Les diría lo que les digo a todos los jóvenes que quieren dedicarse a una cosa, que se dediquen realmente a lo que quieran o puedan, y que lo hagan con pasión, porque no hay nada peor que hacer algo sin pasión.

¿Tiene algún proyecto entre manos?
Pues no, a corto plazo no, a largo plazo pienso que el día que decida jubilarme de la clínica, lo que haré, si estoy en buenas condiciones, es dedicar una semana al mes a operar donde sea, y las otras tres a buscar financiación. Así que mi idea de jubilación es trabajar más jajajaj, pero como me encanta lo que hago! ¿qué voy a hacer?.
También tengo hobbies ehh, y me gusta desconectar, pasear por la playa o la carretera de las aguas con mi perro, leer, hacer solitarios en el Ipad!

Un día normal, ¿qué hace?
Me levanto 7.15-7.30am, a las 8am salgo de casa, menos los martes que tengo cirugía a primera hora. Salgo a dar un paseo con el perro, desayuno leche con café jajaja y me voy al despacho a visitar hasta las 14-14.30h. Los lunes y miércoles visito, también tengo reuniones con el consejo de la clínica, los jueves tarde opero, y los viernes por la tarde los tengo libres para poder hacer mis recados o lo que sea!

¿Qué mensaje daría a nuestros lectores?
Les diría que se dejen llevar por lo que su corazón les dicta, que es la mejor manera de ser feliz.

 

Comimos en Casa Fernández, fundada hace más de 20 años por el empresario y coctelero Javier de las Muelas. Está situada en la zona alta de la ciudad, ¡un lugar de toda la vida que no te puedes perder!. Su terraza es perfecta para ver y ser visto, ideal para tomar unas cervecitas, y el personal es atento y detallista. Una cervecería con gente selecta y buena cocina de mercado, ricas tapas y otros platos más elaborados.

CASA FERNANDEZ
Santaló, 46
93 201 93 08
Barcelona

Cerveceria Casa Fernandez
Lo que comimos fue:
Crema de calabacín con queso fresco y parmesano
Tortillitas de camarones
Calçots de “Valls” en tempura con salsa romesco
Raviolis de setas y gambas con salsa parmesano
Piruletas de chocolate blanco y negro

¡mmmm!!

¡Muchísimas gracias Paolo, Ivan y José Luis por estar pendientes de nosotras en todo momento! ¡Gracias a todos!.

Elena, ¿Ha comido bien? ¿Qué le ha parecido el restaurante?
Lo conocía por que venimos con mis hijos, les gustan mucho las hamburguesitas y está cerquita de la clínica. Me gusta mucho, se está muy a gusto. ¡Estaba todo riquísimo, gracias!.

casa-fernandez

casa-fernandez

restaurante-casa-fernandez_566763

 

 

 


Tags:  cataratas Elena Barraquer Fundación Fundación Barraquer Fundaciones medicina Medicos Mozambique ONG

Bookmark and Share




Previous Post
Una cena con Pichi Alonso, futbolista y comentarista deportivo. Central Park, Barcelona.
Next Post
Un cocktail con Alexis Rojas. Museo Chicote, Madrid.




You might also like






More Story
Una cena con Pichi Alonso, futbolista y comentarista deportivo. Central Park, Barcelona.
Entre sus idas y vueltas a Madrid encontró un hueco para comer con su hada madrina. Estuvimos en el Central Park. Un punto...