Viajes / Where / 6 junio, 2014

India y color.

Hoy me ha apetecido recuperar este artículo que escribí sobre India hará unos 6 años. ¡Un viaje increíble! Seguro que hoy cambiaría alguna cosa e incluso puedo pensar diferente, pero las sensaciones y emociones que viví las veces que he estado en India, que en total han sido unos 3 meses, nunca cambiarán. India te cambia y así es como empezaba mi artículo.

IMG_4538_Fotor

———————

 

15 días en la India cambian tu vida, pensamientos y manera de sentir. Un país irrepetible al que no puedes dejar de ir. El viaje lo tienes que hacer con un ser querido ya que las sensaciones que allí se viven son muy fuertes y creo es mejor compartirlas con alguien que quieres de verdad- yo he tenido la suerte de hacerlo con mi madre; lo que ha hecho que mi viaje fuese totalmente perfecto.

 

Después de 10 días de duro trabajo entre Delhi, capital política y Mumbai, capital financiera, empecé mi aventura 10 días más.

Mumbai, llena de vida y colorido. Tristemente, debido a los horribles ataques terroristas de hace 3 años, el turismo era nulo y la seguridad total.

Taj Mahal Hotel, recuperado después de la devastación es un lugar digno de admirar. Está situado en frente de la Gateway de India.

A parte de los colores vivos y los olores una de las cosas que más me ha impactado ha sido el tráfico. El desorden y la locura que India vive cada día es como increíble; es el país sin ley, los cochecicos, vacas, camellos, monos, tuc tucs, bicicletas, carros y carromatos se cruzan a diestro y siniestro sin temor. Realmente te juegas la vida cada día. Dos ojos no son suficientes.

Vale la pena pasear por Crawford Market, puedes encontrar de todo. La mezcla de frutas, colores y especias hacen de tu paseo un lugar típico y entrañable. Si quieres descansar entre mercadillo y mercadillo y darte un respiro no dejes de tomarte una cervecita en el Café Leopold´s. Otros puntos de interés que no puedes dejar de visitar son el barrio de Colaba, old hardbour o puerto viejo y la gran estación de trenes. Bandra es el barrio de moda, donde los nuevos y viejos comercios y tiendas están mezclados. El mejor restaurante para comer un buen pescado es Trishna sin lugar a dudas; por favor apúntalo en tu ruta, es necesario.

De Varanasi o Benares no se qué puedo decir! India vieja llena de emociones y sentimientos. Los pelegrinos caminan cientos de kilómetros para llegar hasta ella y bañarse en el río Ganges. Allí lavan sus ropas y cuerpos con tanta devoción que dan ganas de formar parte de ese espectáculo. Tuve la suerte de visitarlo dos veces, por la noche y a las 5 de la mañana, donde presencié desde una barquita de madera( Rickshaw ) en el río la ceremonia que ofrecen 7 sacerdotes a todo el pueblo. El dios de la emoción invadió mi cuerpo y lloré y lloré sin saber porque. Es increíble la devoción y creencias de esta pequeña ciudad. La impresión que da el ver miles de personas bañándose en el río para purificar sus pecados y otras miles amontonadas en los Ghats no tiene palabras para describirla. Nosotras nos mojamos pelo, manos y cara, suficiente para unas españolas! Y por supuesto depositamos velitas en el río con nuestros respectivos deseos.

IMG_3919_0_Fotor

IMG_3987

En la ceremonia los sacerdotes, subidos en una tarima para que los pelegrinos puedan verlos, queman incienso, especias, velas y danzan al fuego; es espectacular. Es emocionante ver las abluciones y ofrendas de los pelegrinos en su momento cumbre. La niebla lo hizo todo más tenebroso y lúgubre ”“ fue algo irrepetible. El ver como queman los cadáveres se me quedo gravado en la mente; necesitan de 300 a 400 kilos de madera para quemar un cuerpo y unas 3 ó 4 horas, después tiran las cenizas al río. Me impresionó mucho saber que a los niños de 10 años o menos no los pueden quemar y simplemente los atan con una cuerda y un peso y los hunden en el fondo hasta que el cadáver se deshaga, es estremecedor. Otro dato curioso es que el hijo mayor del difunto se afeita el pelo en señal de luto. Antes de quemar el cuerpo lo sumergen en el agua 5 veces para purificarlo, una por el agua, una por el cielo, una por la tierra, una por el aire y otra por el fuego. Es una ciudad pobre y sucia donde las haya, aunque las sensaciones que despierta hacen que no te importe estar en ella. Allí compramos todo tipo de aceites y perfumes naturales, vale la pena! El templo de Oro y las Ruinas de Sarnath son una parada obligada.

IMG_4740

Delhi es la capital política de la India. En mi opinión es la ciudad que “menos” me ha impactado o llamado la atención si lo comparo con todo lo demás. Es una gran ciudad con calles anchas, muchas embajadas y más moderna (dentro de lo que cabe). Visitamos el nuevo y viejo Delhi, el Templo hinduista de Birla, el Parlamento y edificios de la época colonial británica, La Puerta de India (Gate of India), la gran Mezquita Jama Masjid con impresionantes cúpulas de mármol, el memorial de Gandhi, el templo de Bangla Sahib para conocer el ritual de la religión sikh, el Chandini Chowk Bazaar y Connaught Place. El templo de los hare krishna es digno de verlo, está representado con una enorme flor de loto (símbolo de buena suerte) y es verdaderamente precioso, aunque más moderno. Si quieres pasear por un mercadillo tradicional no dejes de visitar Delhi Haat. Y si lo que quieres son tiendas sin parar Janpath es tu calle!

IMG_4872

Va siendo el momento de pegarte un homenaje y cenar en un buen restaurante ”“ la comidita de India me rechifla así que lo probamos todo! Incalculablemente picante y sumamente buena! Dos restaurantes que recomiendo son Veda, con una preciosa decoración y un menú degustación de infarto y Parikrama, donde puedes disfrutar de las mejores vistas de Delhi desde su plataforma restaurante giratoria.

Tuvimos la suerte o desgracia de probar en un “centro” típico y cutre un masaje de Ayurveda, de los mejores y más recomendados masajes del mundo. No fue nuestro caso! Nos timaron, el sitio era sucio y caro, pero como experiencia no la cambio por otra! Mamma mía que espantooo!!

Desde Delhi alquilamos un coche y fuimos a Rajastán, tierra de Reyes. Llegamos a Agra y visitamos el Taj Mahal. Ahora entiendo porque es una de las maravillas del mundo. Es espectacular! El cuidado de su construcción, materiales y simetría da miedo. Es simplemente perfecto. Ojalá alguien me quisiese tanto como el Rajá a su mujer.

Más tarde visitamos el fuerte Rojo de Agra, lleno de salas y pabellones minuciosamente diseñados y construidos y visitamos el Taj Mahal pequeñito, una monada. De camino a Jaipur paramos a ver Fatehpur Sikri, capital de la corte por un corto periodo de tiempo, ya que fue abandonada por falta de agua.

Y por último Jaipur, conocido por sus joyas, piedras preciosas, plata y alfombras. Nuestra aventura empezó de buena mañana a lomos de un elefante para ver el palacio Amber. Lleno de salas y habitaciones, como la de los espejos y con un jardín muy avanzado para su época, con un sistema de riego que servía para refrigerar las estancias, muy particular. Si te interesa la astronomía visita el Observatorio astronómico de Jai Singh II, donde se encuentra el reloj de sol más grande del mundo. El palacio de los vientos y su fachada son dignos de admiración.

Nunca olvidaré este viaje. Ha sido un sueño hecho realidad. Si estás pensando en pasarte por allí por favor:

No compres nada sin regatear al menos hasta la mitad de lo que te piden ”“ te timarán seguro si o si!

No dejes de probar todo tipo de comidas.

Mójate en el Río Ganges para purificarte.

Llévate mucho cambio en billetes de 10 rupias, ya que todo tiene un precio, foto a la madre con el hijo, son 10, lavabo, son 10, foto al mono son 10 y suma y sigue!

Llévate una maleta vacía, lo comprarás todo, por pena, por ilusión o por devoción, pero lo comprarás todo.

Ándate con ojo al intentar cruzar las calles.

No digas que no al té que te ofrecen en las tiendas.

Ten cuidado cuando vas de compras, cuando te meten en la rebotica, trastienda o parte de arriba y te ofrecen más te o cerveza estás muerto; que sepas que te van a arruinar.

Llévate un botiquín con tus medicinas, seguro las necesitarás.

Siente admiración por algún dios ”“ ellos tienen dioses para todo, entre Brahma (Creador), Vishnú (protector) y Shiva (destructor) lo tienen todo cubierto, pero luego está el dios del martes por ejemplo que es un mono, y es el de los solteros, luego el del domingo que es un sol, Ganesha, con forma de elefante que es de la buena suerte. Tienen el dios para el tráfico, dios del amor (Crishna)!, y así para todos los días y acontecimientos.

Este viaje de colores y sensaciones es uno de los más bonitos y emblemáticos que he hecho en toda mi vida; por favor si tenéis ocasión ir y luego me contáis.

Un fuerte beso.

Con todo mi cariño.

Carolina Ribera

El HadaMadrina


Tags:  colores India rajastan viajes

Bookmark and Share




Previous Post
Restaurante Ouh Babbo!, Madrid. Entrevista a Jaime Royo-Villanova, escritor.
Next Post
Una gran sonrisa, un hasta pronto. Vuela.




You might also like






More Story
Restaurante Ouh Babbo!, Madrid. Entrevista a Jaime Royo-Villanova, escritor.
Restaurante Ouh Babbo! Calle de Caños del Peral, 2 28013 Madrid 915 47 65 81 Situado muy cerca de Opera encontramos...