¿Habéis sentido alguna vez un orgasmo? Yo sí.

EL HADA MADRINA SE VISTE DE ÁNGEL PARA SUBIR AL CIELO.
LA EXPERIENCIA DE UNA HADA
RESTAURANTE DOS CIELOS

RESTAURANTE DOS CIELOS
Carrer de Pere IV, 272
08005 Barcelona
933 67 20 70

Aparqué mi coche en el parking delHotel Me, me cambié las bailarinas por unos taconazos, escondí mis alas y saqué mi varita. Tenía pensado llegar volando y aterrizar en la terraza, pero finalmente me decanté por el método tradicional, el de todo hijo de vecino, la puerta.
Ascensor, planta 24, me miro al espejo, está todo bien. Clingggg door opening.
La terraza estaba preciosa, soleada y con unas vistas inmejorables.


-¡Hola!, he quedado con los hermanos Torres, soy Carolina, el Hada Madrina;)
-¡Ah sí claro! ¡Pasa, pasa!

Se abre el telón!
Al restaurante se entra por la cocina, diferente, especial, atrevido. Eso ya me da buen rollo, ¡no hay nada que esconder!. Entraba mucha luz, siempre entra luz ya que está rodeado por una inmensa cristalera. Blanco, impoluto, unas vistas de vértigo, silencio.

Vistas desde el cielo

Después de hablar conSergio y Javier, decidieron sentarme en la mesa del chef, entre la cocina y las mesas, donde no perdí detalle. ¡Ole yo!
Antes de empezar con el festival de colores, sabores, texturas y olores, activé mis rayos X para analizarlo todo, ¡me había convertido en un hada crítica gastronómica!

Lo del estrés en las cocinas es un mito para el Dos Cielos, respeto, organización, se comunican casi en silencio y Sergio y Javier con sus walkmans están pendientes continuamente. Me fijé como Sergio decía cuidado con los ruidos, la cristalería, la cubertería, la vajilla! nada choca con nada, roza la perfección. Diría que son perfectos, pero como creo que la perfección no existe, no lo digo.
El orden y la limpieza de la cocina, excepcionales, si los Torres Brothers viesen mi cocina! jijijij
El personal es atento, se deslizan como ángeles por la sala, se nota que están en el cielo,   sus enormes sonrisas te deslumbran como el sol, pero lo que más me gustó de ellos es su cercanía, el trato, y su ilusión, me explicaban los platos como si ellos fuesen los que se hubiesen puesto el “barret”, cogido un cestito y ¡se hubiesen ido a la montaña a coger las setas! O de caza, o de pesca! se siente su pasión.

Torres Brothers in action

Sergio controlando

Tengo fotos de todos los platos, pero no me da la gana de publicarlas todas porque creo que tenéis que experimentarlo en vuestras propias carnes, en primera persona. Una foto, por muy bien hecha que esté, que no es el caso de las mías, jamás podrá transmitir lo que sentí. Como bien indica el título de mi experiencia:El Orgasmo. (Ya me tocaba! jajajaj que con esto de ser hada!)
Sergio en primera fila de batalla, justo detrás de la primera fila de las mesas de cocina, Javier más escondido, iba y venía. Me miraban desde lejos, creo que observaban mi cara! ¡de orgasmo! Jajajaj se sentaron conmigo en la mesa, de dos minutos en dos minutos, varias veces y rápidas, para no desatender a ninguno de sus comensales, todos tuvimos nuestro momento de gloria con ellos. Tengo que reconocer, por mucho que no me guste la chulería, que a mí me vinieron a ver más veces que a nadie! jejejej supongo que impone el tener a alguien con papel y boli apuntando lo que haces ¿no?.

En cocina vestían de blanco, en sala de negro. Empezamos la partida de ajedrez.
Unai, fue el elegido para cuidarme, y así lo hizo. Me explicó todos los platos de principio a fin. Me contó que como Sergio y Javier son tan curiosos, se fueron a Collserola, vieron una flor que les llamó la atención, la trajeron y me la pusieron de aperitivo, ¡era comestible! ¡Y bien rica!
Otros aperitivos fueron el fósil de champiñones del Valle y una explosión de piñón.

La flor de Collserola    Fósil de Champiñón    Explosión de piñón
Marc Terrés, somelier, me trajo la carta de vinos, un maravilloso libro rojo! ¡aixxx no se cual elegir! ¡Qué difícil!! – ¿Le ayudo? ¿Quiere que le haga un maridaje?
¡Sí! ¡Gracias! Me sirvió un vino para cada plato, a cual más bueno y acertado. Vaaaaalee, siiiii, reconozco que salí con el puntito de hada chisposa ok, ok!;) La ocasión lo merecía.

El libro de vinos

Y volvió Unai, ¿Lista? ¡Y así empezamos con la orgía, el orgasmo y el desmadre culinario!

Cambiamos el vino del aperitivo por un  Bodega, Shaya 2011,d.o. Rueda. Me dije para mis adentros! ¡madre mía como voy a salir de aquí!

Tomate de invierno, capellanes y salazones de Javea
.
Muy fresco y presentado con cariño, cada alcaparra está colocada minuciosamente en su sitio, ni más a la izquierda, ni mas a la derecha. Servido en un gran plato transparente.

Caviar de coliflor, bacalao y ajo negro
Mirad la foto para ver lo bonito que era el “plato”
Maridado con un excelente vino rosado, les  Domanieres 2012, Domaine d´oh, d.o.c Côtes de Provence.  ( es que a vuestra hada madrina le encanta el buen vino rosado! Antes lo odiaba, ahora lo amo.) Un entrante suave y con mucha clase.
Caviar de coliflor, bacalao y ajo negro
55 Verduras de cultivo natural y raíz de tulipán
¡55! Ni más, ni menos! Si echaba de menos alguna me daban permiso para pedirla, pero no me falto “de na”. Un plato sano y delicioso.

Los comensales disfrutaban, la gente hablaba y creo que ni se fijaban en su alrededor, porque se les veía inmersos en sus platos, como si llevasen varios días sin comer! ¡a no!, ya sé, tenían la misma cara que yo! La de Orgasmo. Como decía, los clientes no se fijaban ya que estaban a la suya, pero yo, que me convertí por un día en inspectora de calidad, saqué mi lupa de inspectora Gadget y observé. ¿Que vi? Cero fallos, la gente habla, ríe, sonríe, disfruta, se emociona, brinda, se notaba que estaban felices. Les gustaba.

Lenguado meuniére con perlas de guisantes
¡Un plato suave para un hada que necesita mantener el tipo, si no luego imposible echar a volar!
Cambio de vino, ¡alehoop! Ahora blanco. Lanius 2011, do Alella.
Casi se me salta la lagrimita con el lenguado! estaba tan bueno que sólo podía pensar en mi padre y en lo que le hubiese gustado el caldo, ¡era el rey de las sopas, caldos y cucharas!.
No dejé ni un guisante.

¡Cambio de vino!. Tinto,  Lalama 2008, d.o. Ribera Sacra, pasamos a los platos fuertes. Este tenía menos grados, quizás me lo vio en la cara… Entre que en una sola comida me había convertido en multiorgásmica y mi carita de felicidad! pensó!. Le bajo los grados o no se irá hasta mañana de lo bien que está! Marc me trajo ¡la copa de vino más grande que había visto en toda mi vida! ¡La quería para mi casa!! ¡No me cambia en el bolso! ¡Qué rabia!!!! Jajajajaj menos grados! más cantidad, total: empate a cero. Se había convertido en mi copa preferida en sólo un segundo. Amor a primera vista.

Mi copón

Macarrones, vino tinto, habitas y setas
mmmmm! ¡me rechifla la pasta! Imaginaros una pasta con estrella Michelín. Brutal.

Los tiempos, la sincronización, las miradas, su complicidad, el detalle cuidado a su máxima potencia. Realmente es una experiencia. Los cubiertos, los platos, las bandejas, todo relucía, era precioso. Por fin he encontrado un sitio con alguien como yo, ¡personas con alas!

Y llegó el Arroz a la “llauna“
Había perdido la cuenta de majares, degustaciones y orgasmos, estaba en el limbo. Los ojos se me abrieron de par en par, las pupilas se me dilataron, y mis glándulas salivares explotaron, no, no estaba enamorada, pensaba en lo bien que debía saber la parrillita con arroz que venía por ahí! ¡derechita a mí! ¡Súper sabor! Paso de tecnicismos, para que todos los entendáis y no tengáis que buscar la palabra en google! un arroz de puta madre.
El arroz

Debido a mis entrevistas me estoy convirtiendo en una experta en gastronomía, no por que sepa cocinar, si no porque soy la reina en degustar. Menos el pimiento rojo, verde o amarillo ¡todo me sabe a gloria!
Cierro los ojos, saboreo las hierbas, especies! hubo una época en la que engullía, pero estando en el Dos Cielos me reafirmé en que engullir era un pecado. ¡Hace tiempo que degusto y eso da gusto!

Los camareros te miran, esta pendientes, te sonríen, miran pero no incomodan, están si estar, ¿Qué habrán comido? ¿Felicidad? ¿Saber estar?

Cambio de vino, tinto  Furvus, de las viñas de mis queridísimos amigos  Doménech.  Excelente.
Cabrito lechal con pólvora de duc.
¡Simplemente una maravilla! Sabroso, tierno, exquisito.

Victor, experto en quesos, se acercó a mí con el carro de quesos. ¡Cuántos quesos! Si cierro los ojos y los saboreo a lo “degustar”, ¡parece que en lugar de una hada soy Heidi en las montañas!

Los quesos

Sergio y Javier se sentaron a mi lado, derecha e izquierda, la gente pensaba, ¿Quién es esa chica? ¿Un hermano a cada lado? ¿Sentada en la mesa presidencial? Me hicieron sentir especial.
Casi con aires de grandeza y mucha satisfacción, inflé mis pulmones, tomé aire, pegué un trago e intenté llegar a la meta cual deportista de élite. Los postres.

Cambian la carta varias veces al año, lo que hace que puedas repetir experiencia con diferentes jugadores, ¡no me lo pierdo por nada del mundo!

Acompañando al postre Marc me ofreció un  Caligó, vi de boira, un vino dulce, con sabor a miel, resina, y fresco del Garraf. Excelente para terminar.

Pre postre
Una cajita lila, con helado de frambuesa y fresa, perfecto para hacer la digestión y genial para endulzarme la tarde.

La cajita   ¡ El helado
El Postre
África de chocolates. Un magnífico mapa de África ¡toooodoo de chocolate! Contenta de que eligiesen África y no Cuba (es mucho más pequeño! jejejej) Estaba bueno, no, lo siguiente.

África de chocolate
Justo cuando degustaba Gabón, un grupo de extranjeros acababa de comer, se dirigieron hacia la cocina y salida gritando bajito: ¡Bravo, Bravo, Bravo!!!  Yo he escrito no se cuantísimas palabras! ellos lo han resumido perfectamente en una ¡BRAVO!
Empezaron a limpiar la cocina y a prepararla para el siguiente servicio, la hora de la cena. La dejaron como los chorros del oro ¡en un nanosegundo! Aquí no ha pasado nada, y vuelta a empezar. Es un teatro, una función con actos y entreactos, actores y directores, y cuanto más te metes en tu papel, en el guión y en la situación, mas disfrutas de la función.

Para terminar, me tomé un cortadito y!
La joya
Una joya de chocolate que da pena comerse! tan bonita, tan perfecta! ¡me la comí!

La joya    Tachaaaaan

PS- ¿Pensabais que todo esto iba sin pan? Jajajaj, ¡ni soñarlo! Soy muy “panarra” y os diré que es una de las mejores bandejas de panes que he visto, hay panes de todo tipo, forma y color.
La limpieza    Todo perfecto  El orden

Sergio&Su hada madrina, Javier se había ido:(
Se cierra el telón! To be continued!

Gracias a todo el equipo del Restaurante Dos Cielos por su profesionalidad y atención y gracias a Sergio y Javier por cuidarme como a un hada y por concederme la entrevista!  En la siguiente publicación del blog podréis verla! Y!. ¡sorpresa!!!! ¡Con exclusiva incluida!!!!

Tenéis una estrella Michelín, y os habéis ganado con creces la mía,   ¡la de mi varita!

¿Qué como lo definiría? ¡COMO UN ORGASMO SALVAJE!

Vistra hada madrina observando    El hada & el sensógrafo


Tags:  Barcelona cocineros hermanos Torres hotel Me restaurante dos cielos

Bookmark and Share




Previous Post
Un cocktail con Alexis Rojas. Museo Chicote, Madrid.
Next Post
Una comida con Javier y Sergio Torres, cocineros. ¿Dónde? Cañete Mantel, Barcelona.




You might also like






More Story
Un cocktail con Alexis Rojas. Museo Chicote, Madrid.
Fui a verlo al Museo Chicote, Madrid, a eso de las 19h para tomar un cocktail. Sólo entrar el olor a hierba buena me dejó...