Entrevistas / ONG´s y Fundaciones / 22 abril, 2014

Entrevista a Jaume Sanllorente, Sonrisas de Bombay. Restaurante Zanzíbar, Barcelona.

JAUME SANLLORENTE

Fundador SONRISAS DE BOMBAY

Periodista

 

Siempre lo he admirado. Fui a unas conferencias para conocerlo y poder hacerle la entrevista. Me firmó su libro y me la concedió. Días más tarde estábamos comiendo tan ricamente. Aventurero, pasional, humano, luchador y sincero. Me hubiese quedado horas y horas escuchando sus historias, cargadas de sentimiento, emoción y bondad.

La sonrisa de Jaume, grande, muy grande.

¡Mil gracias Jaume por dedicarme un ratito de tu tiempo! Gracias a personas como tu, los cuentos de hadas se hacen realidad.

Jaume & su Hada Madrina

Jaume & su Hada Madrina

¿Cómo recuerda su infancia?

Sencilla, que es al fin y al cabo mi concepto de felicidad, con mis padres, mi madre murió cuando yo tenía 19 años!. Hijo único, pero esto me ha ayudado a vivir las soledades que he tenido que vivir sobre todo al principio en Bombay. Una infancia muy normal.

Era muy emprendedor, me metía en todos los líos del cole… (risas).

 

Trabajó como periodista, lo dejó todo y se fue. ¿Cómo recuerda esa época de periodismo?

Pues muy bien, en Barcelona, muy contento, me independicé a las 24 años, tenía dos trabajos y siempre con proyectos nuevos y sin parar. El cambio a Bombay lo hice con 27 años y no porque quisiese huir, por que la verdad aquí estaba feliz.

 

Fue de viaje a la India, vio un orfanato con cuarenta niños y volvió a Barcelona, cogió sus cosas y de vuelta a India, una idea que podía parecer un poco loca…

¿Qué le pasó por la cabeza en el momento que dijo: Yo tengo que, entre comillas, “salvarlos”, ¿qué le hizo llevar a cabo esa idea de dejarlo todo?

Sí, ¡una idea totalmente loca!.

Creo que me pasaron pocas cosas por la cabeza (risas), porque si se me hubieran pasado no lo hubiera hecho. Sólo pensé en aquellos 40 niños, no pensé en mí en ningún momento, fueron ellos. Es un proceso de un mes y medio, más o menos! No es que yo me iluminara y dijera: “Me voy ya”. Tenía claro que había que apoyar a ese centro, así que puse a la venta el piso por supuesto, porque no había dinero para respaldarlo, tenía que crear la oganización e irme a vivir allí… Al principio tenía que pedir dinero a familiares y amigos para que me apoyaran, pero no podía pedirles que hiciesen un ingreso a mi cuenta, hubiese quedado muy feo, ¿no?. En el banco me dijeron: “Si no tienes algo creado, no puedes abrir una cuenta”, así creé la organización. Y la intuición, a la que hago mucho caso, y las veces que no se lo le hecho me he equivocado, me decía que tenía que ir allí para controlar que ese dinero realmente fuera donde yo quería que fuese, y no me equivocaba, no hubiera llegado a buen puerto si yo no hubiese estado allí…

jAUME-SANLLORENTE.SONRISAS-DE-BOMBAY

Se queda con el orfanato y los 40 niños, está allí, lo ha conseguido, ¿qué siente?

Preocupación por lo que quedaba por hacer!

 

Claro, porque piensa: “Ahora es mío, estos niños son mi responsabilidad”!

Sí, preocupación por lo que quedaba por hacer, angustia por los problemas que iban surgiendo, porque empecé siendo muy naif, pero realmente tienes una responsabilidad enorme y unos problemas burocráticos en la India tremendos. Entonces tuve que convertir esa fustración en energía y en fuerza para aprender lo que tenía que aprender y seguir luchando.

 

Y la primera noche, cuando ya lo tiene todo, está ahí sin luz, solo ante el peligro y con unas condiciones totalmente precarias y 40 niños a su cargo, se pregunta. ¿Y ahora qué hago?. Vale, he venido aquí, tengo esto, ¿cómo sigo?, ¿qué hago mañana por la mañana?.

¡Horrible!!! ¡Horrible! (risas).

Mucha preocupación. O sea, mal, fue muy duro, mucho más duro de lo que la gente cree.

Yo no he sido niñero nunca… Realmente vi 40 personas que no tenían sus derechos humanos garantizados, punto. Me daba igual si eran adultos, mayores, niños… A veces leo cosas sobre mí y no me reconozco, parece que me quedara allí como Heidi, saltando por el campo con los niños todo el día (risas) y no fue así!

Sonrisas-de-Bombay

¿Por qué se fue tan lejos? Se que se enamoró de aquello, pero aquí también hay gente que lo necesita!

¿Por qué una persona se enamora de otra de Canadá, se casan y cambia de vida, cuando seguramente en su misma escalera había gente con la que podía empezar una vida? Son cosas del destino que no controlamos!

 

¿Tuvo el apoyo de su familia y amigos desde el principio?

Sí, ¡y es primordial!, lo agradezco muchísimo.

 

Empezó con 40 niños y ahora son casi 5000 personas a las que ayuda, que ha tenido que tener a parte de un par!? 😉

Ser muy autocrítico, consciente de mis límites y tener mucha paciencia, que no la tenía! en ese caso vives inmerso en un camino en el que siempre hay que aprender y mejorar.

Y luego, hay otra cosa que no se puede negar, el factor suerte. Hemos hecho mucho como proyecto pero también porque hemos tenido ayudas. Algo hizo que mi historia personal fuera más mediática que otras!

 

India, como muchos la describen, país bucólico, que sé que odia esta palabra,   país de colores, olores, contraste entre pobres y ricos! ¿cuál es la cruda realidad?

Sí, no es tan bucólico, ni mucho menos. Es decir, ¿un sitio bucólico y maravilloso tiene casi la mitad de su población viviendo en la extrema pobreza? No, no es un país fácil.

 

Ahora que hablamos de pobreza, Bollywood y Cricket que disponen de tanto dinero, ¿se involucran ellos con este tipo de proyectos?

Pues mira, sí se involucran mucho.

Hay una leyenda urbana que dice que a los ricos en India les está bien la pobreza, esto no es verdad. En mi opinión, esto ha generado controversia en India, creo que es peor la clase media, hace menos posible la igualdad que la alta.

 

Sus proyectos abarcan desde temas socioeconómicos, educación, sanidad, ¿cuénteme un poquito cómo pone su granazo de arena y cómo les ayuda exactamente?

Bueno, ¡creo que es más granito!. Más o menos lo que hemos hecho es concentrarnos en una zona de chabolas y en zonas concretas, que son cinco o seis, desarrollar una serie de proyectos que entre ellos se den la mano. Por ejemplo, algunas madres de alumnos de guarderías son beneficiarias también de los proyectos de desarrollo socioeconómico para formación de mujeres, así podemos ver realmente un cambio social en una zona.

Nos dimos cuenta de que teníamos muchos proyectos muy dispersos y cambiamos la manera de actuar, gastábamos mucho tiempo y dinero, por que Bombay es enorme, y de esta manera tambien conoces más a fondo una comunidad. Si trabajas en varias no conoces a fondo nada.

 

¡Claro! y ver lo que necesitan y lo que les falta realmente!

Sí, y es muy importante decir que trabajamos con la comunidad, no para la comunidad.

 

Sí, se que siempre dice: “Ellos son mis jefes”.

¡Exacto!.

 

Cuando empezó hacía trabajo de campo, ayudando, educando, enseñando! ahora ha crecido y hay mucha más burocracia, reuniones! otro tipo de acciones. ¿Echa de menos ese trabajo de campo?

Sí, lo echo mucho de menos y precisamente por esto cedí la dirección general a otra persona y ahora estoy de Presidente del Patronato, lo cual me permite que vuelva a bajar al terreno otra vez. Estoy desarrollando un proyecto que se llama Jump To Justice, para que las propias comunidades exijan sus derechos al gobierno, es básico. No podemos siempre pedir por ellos, son ellos los que tienen que asumir su liderazgo y saber que tienen derechos, esto es lo grave en la India, que no saben que tienen derechos.

 

En cuanto a presupuestos,   crear una ONG al fin y al cabo es crear una empresa con sus cuentas, sus gastos, etc.

Cien por cien.

 

Aparte de voluntariados, gente que hace donaciones, colaboraciones! ¿Ayudan los gobiernos de aquí o de allí?

De aquí sí. De allí… ¿Cómo lo diría para ser justo?… Apoyarnos, no nos apoyan, pero la vida imposible tampoco nos la hacen tanto actualmente.

El gobierno no deja de ser el responsable primero y último de lo que hay en el país, no es justificación decir que hay mucha gente, que el karma, las reencarnaciones, las creencias de la gente! no, ya no cuela. El encargado de que se cumplan los derechos de esas personas es el gobierno.

 

Sí, sí, al fin y al cabo para eso están ahí, tienen el poder, pero como aquí, chupan todos en todos lados…

Exactamente, este es el problema!

 

Desgraciadamente en India nos encontramos con prostitución, tráfico sexual, chicos jóvenes drogados para evadirse del mundo. ¿Qué se puede hacer contra todo esto?

Grandes cambios estructurales, de fondo, políticos!, por eso es muy importante que cada comunidad reclame lo que se merece y es suyo.

 

¿Qué puede hacer un hadita como yo para ayudar? He visto en la web que no haceis expediciones de voluntariado para ir con vosotros y ayudar allí!

No, lo que la gente puede hacer es promoción y propaganda para conseguir muchos socios y poder hacer muchas cosas. De todas maneras, voluntariados en Barcelona si hacemos, ¿eh?.

IMG_5253_Fotor

Para escribir su libro, La Canción de la Concubina, ¡ tuvo que vivir unas situaciones increibles y escalofriantes! intentando cambiar el futuro de niños, sacándolos de las redes sexuales, pasándose por proxeneta!

Sí!. Mi padre siempre me dice: “¿Tú nunca harás algo normal?” ”“ No (risas).

No, no soy normal, sino no sería yo.

la-cancion-de-la-concubina_9788467036800

Seguro que lo ha tenido que pasar fatal en muchas ocasiones, ¿alguna vez ha pensado en abandonar o ha temido por tu vida?

¡Jamás!, y lo puedo jurar en grande, JAMÁS. Efectivamente, he tenido problemas, tuve que ir con escolta policial durante tres años de mi vida, pero nunca, nunca, nunca he pensado en abandonar.

Sólo hubiera tirado la toalla si alguien de mi entorno más directo me hubiese pedido que lo hiciera, pero como saben que esto es quitarle cualquier sentido a mi vida y quitarme mi felicidad, tampoco lo han hecho.

 

No serías feliz!

¡Exacto!. Hay una frase que mi padre siempre me dice: “Te prefiero lejos feliz que cerca infeliz”.

 

Sus palabras preferidas, entre comillas, son: amor, sonrisa, felicidad. ¿Es eso lo que le aportan las personas en Bombay? ¿Qué aprende de ellos?

Mucha cortesía, mucha educación, infundir valores con una simple sonrisa, cosa que se ha perdido mucho en occidente. Puede parecer muy ñoño decir esto, pero yo creo que es muy profundo, o sea, es muy grave realmente que vivamos en unas sociedades donde esta incluso mal visto, o se pone en tela de juicio si alguien va sonriendo por la calle. Es muy fuerte que socialmente se acepte mas ir serio que ir sonriendo. Allí la sonrisa la llevan siempre.

 

De todas las cosas que hace: conferencias, radio, ha escrito libros, reuniones con gente influyente que puede ayudarle a cambiar el destino de esas personas!, ¿qué cree que es lo que más ayuda a que todo este trabajo sea real?

Interesante esta pregunta, no me la han hecho nunca.

Hombre, a ver, la prensa, por ejemplo, tiene mucho poder y mucha importancia, aunque nunca sabes de donde puede salir un socio o alguien que te ayude, así que todo lo que podamos hacer suma.

10246329_755766431123961_8603960580973419203_n

¿Alguna historia emocionante, epecial que haya conmovido su corazón?. Seguro que ha vivido miles, ¿pero algo que realmente se lleve?

Tuve una malaria hace tres años que casi se me lleva al otro barrio y por desgracia se llevo a una profesora de las guarderías. Todas las otras maestras de la guardería, sin que nosotros tuvieramos nada que ver, decidieron que cada mes darían una parte de su sueldo para que hasta los 18 años nada le falte a la hija de su compañera.

 

¡Qué bonito!, ¿no?

A mí me emocionó mucho, va más allá de nuestros planes, surgió de ellas! Que tengan esta compenetración y sentido de unidad, de familia incluso…

 

Ha pasado malaria, dengue…

Dos dengues, parásitos los que quieras. Yo creo que aún tengo algo por aquí!(risas).

 

¿Cómo sería su cuento de hadas?

Que por fin el gobierno indio fuera coherente y decidiera cubrir de verdad los derechos de los ciudadanos.

 

¿Un mensaje que le daría a nuestros lectores?

¡Que sonrían más y sean más positivos!.

 

LAS PREGUNTAS DEL HADA MADRINA

002color

¿Cree en los cuentos de hadas?

Sí.

¿Cuál es su lema?

Vive y deja vivir.

¿Qué quiere ser cuando sea mayor?

¡Qué difícil!!. Lo ideal sería dejar de trabajar a nivel organizacional porque ya no hay pobreza en Bombay.

¿Un brindis por…?

¡Por las sonrisas!.

¿Tinto, blanco, rosado o espumoso?

Blanco.

¿Un primer recuerdo de su infancia?

Los paseos por Altafulla con mi madre en verano.

¿Dónde y cuando es feliz?

En una casa con amigos.

¿Un talento que desearía tener?

Saber cantar y dibujar.

¿Un personaje de Disney, ciencia-ficción… con el que se identifica o le encante?

Jajajaj ¡que buena!!. La Rana Gustavo (risas).

¿Un héroe en la vida real?

Mi padre.

¿Qué le hace reír?

Todo.

¿Y llorar?

Cuando termino un libro que estoy escribiendo! Me paso un día llorando!(risas).

¿Qué locura cometería?

Cualquiera que no dañe a nadie.

¿Qué es lo mejor que le podrían regalar?

Tiempo.

¿Lo que más le gusta de sus amigos?

Que siempre me han tratado como Jaume, no como Jaume Sanllorente, el autor de “Sonrisas de Bombay”.

¿Sabe cocinar?

¡Sí, me encanta!.

¿Cuál es su plato estrella?

¡Las lentejas con chorizo! (risas).

¿Supersticioso?

Síiiii, jamás paso por debajo de un andamio, escalera! siempre llevo el mismo tipo de boli para firmar libros! (risas).

¿Qué dos cosas tiene que tener la casa de sus sueños?

Limpieza y calor humano.

¿Un olor?

¡Soy un obsesivo de los olores!. No escribo ningún libro si no sé los olores de toda la gente que aparece. No soy capaz, en La Canción de la Concubina tuve que poner perfume a cada personaje y yo llevé el perfume del protagonista durante todo el proceso del libro.

¡Soy un hacha, el terror de los Duty free! (muchas risas).

Un olor! el del césped mojado recién cortado.

Y Eau de Rochas, que es el perfume que llevaba mi madre.

¿Equipo de fútbol?

Barça.

¿Qué tipo de súper poderes le gustaría tener?

¡Me encantaría teletransportarme!. Poder decir: “Ahora me voy a pasear a Bombay”, y luego estoy en Bombay y digo: “Ahora me voy a tomar el sol a Maldivas”;)

¿Peli de amor, terror, aventuras, comedia?

¡Terror!, terror que también te puedes abrazar (risas).

libro-sonrisas-de-bombay-03-04-20131

LOS COTILLEOS DE LA BRUJA PIRULA

La Bruja Pirula

La Bruja Pirula

¿Su miedo más grande?

Que sufran los míos…

Tener miedo alguna vez!

¿Echa de menos a alguien?

A mi madre y a mi abuela.

¿Algo loco que haya hecho o vivido que se pueda contar?

¡¡Impublicable!! (carcajada).

A ver, sí, he hecho mil cosas locas, pero una cosa que yo creo que no es loco y mi secretaria me dijo: “Esto es lo más loco que te he visto hacer jamás y mira que te he visto hacer cosas!” En un aeropuerto un día estaba aburrido, me fui a la librería, estaban mis libros y los empecé a firmar todos (risas).

¿El defecto que más odia en otros?

No soporto la mentira aunque sea pequeña.

¿Sabe porque las mujeres vamos juntas al lavabo?

¿Para cotillear? (risas).

¿Su cruz de asignatura en el cole?

¡Matemáticas, era un negado!.

¿Arriba o abajo?

Arriba, arriba (risas), la Bruja Pirula ya se pone verdolusca! jajaja.

¿Qué nacionalidad le parece más sexy?

Portuguesa, por el acento más que nada.

¿Una parte de su cuerpo que le guste más?

Los pies, raro, ¿no? (risas).

¿Y menos?

El ombligo.

¿Ahorrador o derrochador?

Derrochador.

Algo que le dé mucho asco!

La gente que se va sucia a la cama a dormir (risas).

¿Ha robado algo alguna vez?

Sí, unas postales cuando era pequeño!

¿Tiene precio?

Sí mi cuerpo, no mi alma. Esta matización es muy importante.

¿Copió en algún examen en el cole?

Sí, ¡Claro!.

¿Ha llorado por amor?

Sí.

¿Se ha levantado algún día pensando! Uff la que ligué ayer!?

Sí, ¿quién no? (risas)

¿Se arrepiente de algo?

Sí y creo firmemente que el que diga que no, no ha analizado su vida con profundidad.

¿A que me reta?

A que entre 25 papelitos con olor de perfume yo identifico casi el doble que tú.

¿Qué cree que cuentan las ovejas cuando se van a dormir?

(Muchas risas) ¡Qué buena!. Cuentan lobos (risas).

¿Por qué cuando habla por el móvil siente que tiene que caminar sin parar?

(Risas), Siiii, ¡no sé hablar por el móvil sentado!.

¿Cuando no está haciendo algo por Bombay y trabajando, ¿a qué dedica el tiempo libre?

Una vida totalmente normal: hago deporte, quedo con amigos, voy al cine…

 

¿Le ha gustado el restaurante?¿Ha comido bien?

¡Me ha encantado! ¡Es precioso y estaba todo muy bueno!. Me gusta mucho, volveré. Hay sitios que sabes que volverás y sitios en los que sabes que no volverás nunca! aquí volveré.

 

¡Muchísimas gracias Jaume!.

 


Tags:  Bombay Jaume Sanllorente ONG Sonrisas de Bombay

Bookmark and Share




Previous Post
Zanzíbar Cocktail & Restaurant, Barcelona. Entrevista a Jaume Sanllorente, Sonrisas de Bombay.
Next Post
De cena en Santo Domingo con Saverio Stassi, Chef. Pate Palo restaurante.




You might also like






More Story
Zanzíbar Cocktail & Restaurant, Barcelona. Entrevista a Jaume Sanllorente, Sonrisas de Bombay.
Carrer del Mestre Nicolau, 4 (Barcelona). Entre Beethoven y Pau Casals. (St. Gervasi-Santaló). www.zanzibar.cat 932098992 Reconozco...